miércoles, 27 de julio de 2011

Sueño de un lunes noche

El cielo recordaba al mensaje de aquella canción de Supertramp: It's rainning again. Se asocia a la lluvia con los malos presagios, de una forma irónicamente alegre, y en aquel momento yo tenía uno de esos. Me sentí aturdida, en medio de un lugar en el que parecía que hubiera estado en algún momento que no podía recordar. El cielo era de un gris demasiado oscuro y las nubes se movían velozmente invadiendo de negro la poca luz que quedaba. El viento aturdía a las olas, que chocaban sin rumbo las unas con las otras entre nuestras piernas que luchaban por mantenerse fijas en algún punto de ese lugar. Las gotas de agua se clavaban en la piel. No sé que hacía allí, pero debía hacer algo. De repente vi como me acercaba al horizonte impulsada por la fuerza del agua. Al horizonte? Como podía acabar el mar en algún lugar? Resultaban falsas todas aquellas contradicciones de años atrás? Era absurdo! Pero yo quería indagar ese horizonte y me dejé arrastrar por el peligro sin pensar en el miedo. Debió ser cosa de segundos que mis extremidades reaccionaran antes que mi cabeza dándose media vuelta en busca del cobijo del temor. Pero mis ojos, cegados por mi subconsciente, en esos breves instantes, pudieron contemplar lo que nunca quisieron ver. Y es ahora cuando puedo vislumbrar esa breve instantánea más nítida que cualquier otra imagen cotidiana: Los cuerpos yacían en forma de estrella sobre la escasez de profundidad. Por lo menos eran veinte los que tentaron al peligro y allí estaban tendidos, con el único movimiento de la marea en calma después de lanzarse al vacío. Veinte personas cayeron por esos veinte metros. Yo me di la vuelta hacía el miedo, y ahora en la vida, lo agradezco.





C'mon you little fighter
No need to get uptighter
C'mon you little fighter
And get back up again.